Nos convertimos en lo que damos atención