LA PERFECCION ES EL ENEMIGO DE LA ACCION