LA FILOSOFIA COMO MEDICINA DEL ALMA